div id='fb-root'/>

miércoles, 22 de agosto de 2018

Muere el actor Stefán Karl Stefánsson, el villano Robbie Rotten de ‘Lazy Town’

El intérprete, de 43 años, luchó contra un cáncer durante dos años, según ha informado su esposa.

El actor Stefán Karl Stefánsson, famoso por ponerse en la piel del villano Robbie Rotten en el programa infantil de televisión LazyTown, ha muerto a los 43 años de cáncer tras luchar durante dos años contra un "agresivo cáncer biliar", según ha informado su esposa, la también actriz Steinunn Olina Thorsteinsdottir en un breve mensaje de Facebook. "Por deseo de Stefan no habrá funeral. Sus restos se dispersarán en secreto en un océano distante", añade la esposa del intérprete.

La familia de Stefánsson, tenía tres hijas y un hijo, ha agradecido el apoyo y la calidez que ha recibido en los últimos años y ha dado también el pésame a los amigos y admiradores del intérprete.

Stefánsson fue diagnosticado en 2016 y sus compañeros del programa infantil abrieron una página para recaudar fondos para ayudarle en su tratamiento con la que llegaron a recaudar 170.000 dólares. En los últimos meses compartía imágenes de su tratamiento a través de las redes sociales y también usaba este canal para agradecer las numerosas muestras de apoyo que recibía.

Vía: elpais.com


"Estoy destruida": Las publicaciones en Facebook de la exesposa del profesor Nibaldo Villegas

Johanna Hernández usó la red social para "pedir justicia" antes de que fuese indicada como la asesina del docente.

Johanna Hernández Vicuña, exesposa del profesor Nibaldo Villegas, fue detenida este miércoles junto a su actual pololo, Francisco Silva Ales, por la Policía de Investigación por su presunta responsabilidad en el crimen del docente.

La aludida será formalizada por el delito de parricidio, informó el fiscal José Miguel Subiabre, ya que al momento del hecho ambos mantenían el vínculo legal.

Por su parte, el otro detenido será puesto a disposición de la justicia por el cargo de homicidio calificado, hecho que, según informó el persecutor, fue cometido en el hogar de Nibaldo.

Si bien en el círculo cercano de la víctima se sospechaba de Hernández, ésta se había manifestado afectada ante la opinión pública y las redes sociales.

De hecho, en su cuenta personal de Facebook hizo diversos llamados en medio de la búsqueda de su exesposo, solicitando ayuda.

Además, luego de confirmarse que el torso encontrado en el muelle Prat correspondía al profesional, redactó en la misma red social el siguiente mensaje: "Sin fuerzas para nada, completamente destruida. El daño que le han hecho a mi familia no tiene perdón, justicia es lo único que pido".

Detallar que Johanna y Francisco, de 32 y 37 años, son paramédicos de profesión y compañeros de trabajo en el consultorio de Peñablanca.
vía: 24horas





¡Pórtate bien! Facebook ahora te pone 'nota'

La empresa de Mark Zuckerberg ha establecido una escala de cero a uno como parte de su evaluación de la reputación de los internautas.

Facebook ha empezado a medir la fiabilidad de sus usuarios otorgándoles una 'puntuación de reputación' en una escala entre cero y uno, en medio de la creciente desconfianza que envuelve a la compañía tras el escándalo de Cambridge Analytica.

Tessa Lyons, gerente de producto de Facebook a cargo de luchar contra desinformación, declaró a The Washington Post que la medida, que viene siendo desarrollada desde el año pasado, se ha aplicado para combatir las noticias falsas.

Básicamente, Facebook monitorea qué publicaciones marcan los usuarios como falsas y, de esta forma, determina si estas personas pueden considerarse fiables. Según sostienen desde la compañía, pese a que Facebook siempre ha confiado en sus usuarios en cuanto a reportes sobre contenidos problemáticos, como ahora cuentan con más opciones, algunos reportan  artículos como falsos de forma arbitraria.

"No es extraño que las personas nos digan que algo es falso simplemente porque no están de acuerdo con la idea de la historia o porque, de forma intencionada, intentan apuntar a un editor en particular", afirma Lyons.

Según Lyons, la escala de cero a uno no pretende ser un indicador absoluto de la credibilidad del usuario. Más bien, la iniciativa es solo una medida entre otros numerosos factores que Facebook toma en cuenta para evaluar riesgos.

En cualquier caso, no se precisa qué otros criterios analiza la compañía para determinar la puntuación de reputación, si todos los usuarios están sometidos a esta evaluación y cómo se usa esta información.

Facebook ha perdido la confianza

Esta medida de 'vigilancia' se incorpora en medio de la creciente pérdida de credibilidad ante los internautas de la compañía de Mark Zuckerberg, a raíz del escándalo de Cambridge Analytica. Según una encuesta llevada a cabo por Intelligence 2018 Digital Trust survey el pasado mes de abril, un 81% de los usuarios de Facebook tenían poca o ninguna confianza en que la plataforma pudiera proteger sus datos y su privacidad.

El escándalo de filtración de datos, en el que la información privada de millones de usuarios de Facebook fueron, supuestamente, utilizados por la consultora Cambridge Analytica para influir en el resultado de las elecciones presidenciales de EE.UU. de 2016, también hizo que los usuarios de Twitter lanzaran el 'hashtag' #DeleteFacebook ('elimina Facebook', en inglés) que ha sido compartido por miles de internautas.

Información "engañosa"

Por su parte, Facebook ha acusado a The Washington Post de distorsionar los hechos y de presentar una información "engañosa".

"La idea de que tenemos una puntuación centralizada de 'reputación' para las personas que usan Facebook es simplemente errónea y el titular de The Washington Post es engañoso", han afirmado este miércoles a RT desde Facebook.

La plataforma asegura que ha desarrollado un proceso para proteger la red social contra los usuarios que "indiscriminadamente marcan noticias como falsas e intentan jugar con el sistema" y para luchar contra la desinformación "de la forma más efectiva posible".

vía : actualidad.rt.com


miércoles, 1 de agosto de 2018

Redes sociales: alcances para el nuevo milenio

Una cantidad no despreciable de intelectuales y estudiosos dedicados al comportamiento y prácticas sociales del nuevo siglo, han llamado sistemáticamente la atención sobre los alcances y consecuencias de las llamadas “redes sociales virtuales”.

Bajo esta denominación caben una serie de relaciones entre personas, grupos o asociaciones mayores con intereses comunes y cuyo canal de comunicación es internet.

Los efectos de estas nuevas formas de relaciones humanas son insospechados y vale decir que esta verdadera revolución comunicacional no tiene precedente alguno a nivel de escala y masificación planetaria.

Claramente, refleja una de las mayores expresiones de lo que en 1961 Marchall McLuhan llamó “Aldea Global”.

En la actualidad, millones de personas de forma simultánea pueden acceder a través de Facebook, Twitter, Instagram o SnapChat a una misma noticia, fenómeno o acontecimiento desde distintas localizaciones geográficas y dar una opinión fundada o infundada sobre el particular.

No obstante, los beneficios que estas redes conllevan en términos del acceso a toneladas de información cada segundo, no es menos cierto que estas se han transformado también en formas de ajusticiamiento social, repudio, condena e, incluso, incitación a la violencia contra grupos, nacionalidades o minorías adscritas a creencias u opciones específicas.

En un sentido, por ejemplo, las redes sociales han sido el medio por el cual puede ajusticiarse a un abusador sexual –hecho que en los últimos meses ha sido la tónica en Chile- exponiéndolo al escarnio público a través de una visibilización inmediata y lapidaria (acto que muchas veces avanza con mayor rapidez que la propia justicia institucional).

Lo anterior ha permitido probablemente –y a buena hora- que los índices de abuso vayan gradualmente disminuyendo por el pánico que suscita la exposición global de un acto irracional e inmoral que antes quedaba limitado a una escala menor, en los rincones de la burocracia del sistema penal.

Todo ello ha beneficiado claramente a las víctimas, que ven una justicia no solo legal sino social con mayores consecuencias nefastas para los victimarios.

Paralelamente, estas redes han servido también para cometer las mayores injusticias contra todo tipo de personas y sin argumentos plausibles, dado el poco juicio y criterio que a veces impera para “criticar” y denostar a alguien.

Si asumimos con profundidad que las redes sociales se convirtieron –sobre todo a partir del año 2000- en la herramienta más utilizada por la gente para resolver cuestiones privadas o públicas, además del éxito mediático asegurado por la repercusión inmediata que alcanzan, podemos observar que su utilización negativa ha socavado los cimientos de la prudencia y la sensatez humana.

Este socavamiento puede ser el resultado de la poca empatía para ponerse en el lugar de ese otro al que se cuestiona, sin fundamento o simplemente por rencor injustificado.

Aún más, solo por creer, a buenas y a primeras, que ese otro me ha ofendido o pasado a llevar o simplemente por el goce de un twittero anónimo de destruir, recordando que un gran porcentaje de los mensajes por redes sociales están dirigidos a ventilar errores estigmatizando a diversos usuarios y no usuarios de internet.

Lamentablemente, las redes sociales fortalecen la construcción de estereotipos sociales que gozan de estabilidad en la percepción social de todo tipo de alteridad.

A modo de ejemplo, aún fresca en la memoria de los chilenos esta esa falsa acusación de abuso en el Metro de Santiago, en donde una joven, sin mayor constatación y certeza, publicó en Facebook que un hombre mayor la habría abusado (refiriéndose a tocaciones indebidas).

Quedaría demostrado ante la justicia que esto no fue así e incluso el hombre habría iniciado una causa por injurias graves. Sin embargo, el daño estaba hecho; el hombre aclaró que le trajo perjuicios en su vida familiar y laboral.

Allí la joven no ponderó las repercusiones que su denuncia conllevaría en una actitud poco empática y sin averiguación a fondo. No quiero aquí sostener que toda denuncia sea infundada y que sí existen abusadores que se esconden por doquier, pero en muchos casos se hace masivo y definitivo el estereotipo negativo de inocentes.

Con todo, la existencia insoslayable de las redes sociales y la repercusión mediática e instantánea que estas producen, nos debería llevar como sociedad a reflexionar sobre el uso moral que estas debiesen implicar.

Debemos enseñar a nuestros hijos y estudiantes a manejarse con respeto y ética en tales redes. Incluso, algunos especialistas hablan de una verdadera “formación en ciudadanía digital” que debiese estar como asignatura en los colegios en función de la formación de una actitud responsable y empática frente a todo tipo de personas.

Debemos enseñar sobre las consecuencias de decir determinadas cosas o mostrar tal o cual imagen sobre el argumento de que la convivencia humana en el siglo XXI debe apartar la violencia social, elemento endémico a la era digital.

Via: biobiochile


La misteriosa reacción del avión.

El día de ayer los aviones tomaron varios encabezados y por diferentes razones. En México, un avión cayó en el aeropuerto de Durango; y casi al mismo tiempo, uno apareció en Facebook. Ah, ironía. Pero en este momento hablaremos, claro, de la misteriosa reacción de la red social.

Lo demás fue sólo una casualidad; pero, ¿por qué Facebook puso durante unas horas la curiosa reacción del aeroplano? ¿Con qué fin? ¿Por qué tan poco tiempo? Hay tantas preguntas en el aire…

Facebook y la misteriosa reacción de avión.

La respuesta a estas incógnitas es my simple y un tanto curiosa. Todo se trató de un error de la red social; un "oops" que hizo muy felices a los usuarios por un momento. La reacción de avión fue creada durante el hackathon de un empleado de la red social; pero claro, jamás llegó a implementarse; esto es lo que le dijo un vocero de la red social.

El hecho de que haya aparecido y que el público en general (la mayoría; pero no todos) haya podido usarla fue nada más un error; mismo que se corrigió en tan solo unas horas… para nuestra desgracia.

No fue la única reacción nueva.

Aunque fue la más sencilla de adoptar, no fue la única. Algunos usuarios comenzaron a reaccionar con una misteriosa flama a los estados, pero fueron minoría.

Vía : fayerwayer