div id='fb-root'/>

lunes, 15 de octubre de 2018

Familia de escolar con distrofia muscular podría sufrir el embargo de su casa por una silla de ruedas

Como parte señalando en su relato, María Luz Pierantoni, comenta que tiene 18 años, que es hija de profesores, que vive en Santiago de Chile y que esta diagnosticada de distrofia muscular congénita por déficit total de merosina, enfermedad que reduce la fuerza muscular y le impide caminar y valerme por si misma, pero que esto no le ha impedido ir al colegio, tener un promedio 6,8 y prepararse para dar la PSU.
Pero lo conflictivo comienza cuando señala la recepción de una silla de ruedas eléctrica por parte del Gobierno de Italia, ya que como hija de inmigrante de esa nacionalidad tiene acceso a servicios de salud gratuita de ese país que no se encuentran, o son más difíciles de acceder, en Chile.

Lo que podría sonar a buena fortuna se ha convertido en una pesadilla para su familia, ya que como relata la joven ahora se encuentran ante el riesgo de un eventual embargo por parte del servicio de Aduanas nacional.
En su relato María Luz señala sobre la silla eléctrica que "Cuando la Aduana (chilena) la recibió nos comunicó que, sobre el precio de la silla, debíamos pagar impuesto de aduana más I.V.A. Como no teníamos posibilidad de pagar esto y sobre todo nos parecía TREMENDAMENTE INJUSTO que se nos cobrara por un beneficio entregado gratuitamente por un gobierno extranjero para mi uso y necesidad personal (beneficio que el estado chileno debería entregar a sus ciudadanos), mi familia comenzó a hacer los trámites para aclarar este punto y la silla se importó temporalmente".

Pero el asunto se puso más complejo, se cumplieron los plazos sin mayores resultados e incluso tuvieron que pedir ayuda a la primera Dama, Cecila Morel, ante esto la estudiante señaló en su comentario que "Al término de este plazo, nos dirigimos a la entonces y actual primera dama, Cecilia Morel, quien nos derivó al Ministerio de Hacienda el cual aclaró que no debíamos pagar impuesto sino solo I.V.A. Sin embargo, para proceder al pago de este, que sigue siendo una gran cantidad de dinero, es necesario que Aduana realice el trámite oficial de importación de la silla, el cual por una serie de trancas burocráticas que han puesto, lleva meses estancado, por lo que aunque mi padre quisiera, no se le permite hacerlo".

Esta caótica situación burocrática, digna de un texto de Kafka, tiene ahora a la familia de María Luz en un serio dilema, que relata de la siguiente forma la joven:

"Hoy 11 de Octubre, en plena campaña Teletón, donde participan rostros televisivos y autoridades, recibimos una llamada en la que se nos comunicaba que ya no podían seguir esperándonos e iban a proceder a EMBARGARNOS nuestra casa. ¿Creen ustedes que es JUSTO que el Estado de Chile, habiendo condonado deudas a grandes empresas, cobre impuestos por una ayuda que otro país le da a un chileno por una necesidad de salud que Chile debería ser capaz de suplir? No me mandaron de Italia un auto ni una cartera, NO ME MANDARON UN LUJO: me mandaron una SILLA DE RUEDAS, ¿es tan difícil de comprender para las autoridades? Y para colmo, debido a la ineficiente burocracia de Aduana, que no aprueba la importación de la silla, se nos pretende castigar por no pagar un I.V.A que aún no se nos deja pagar".

Ante esta inexplicable situación María Luz decidió hacer público su caso, y finaliza su mensaje señalando que "quiero que se sepa la realidad que vivimos hoy en día los discapacitados en Chile, hablan de inclusión y solidaridad pero es el propio estado de mi país quien me está perjudicando. Exijo una solución justa AHORA".

Fuente: soychile.cl


lunes, 8 de octubre de 2018

Según informe del INE el ingreso promedio mensual por hogar corresponde a casi 1 millon 200 mil pesos.

Según el estudio del INE, las mujeres adultas gastan más que los hombres en alimentos, salud y bebidas no alcohólicas, mientras que los hombres gastan más en transporte, restaurantes, hoteles, bebidas alcohólicas, tabaco y estupefacientes.

SANTIAGO.- El gasto promedio mensual de los hogares de las capitales regionales del país ascendió a $1.121.925, según reveló este lunes la VIII Encuesta de Presupuestos Familiares (EPF), realizada por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) entre julio de 2016 y junio de 2017. Así, los resultados mostraron que los mayores porcentajes de ese monto se destinan a los ítems alimentos y bebidas no alcohólicas (18,7% del gasto), transporte (15,2%) y vivienda y gastos en servicios básicos (14,3%). En contraste, los menores porcentajes del gasto se destinan a bebidas alcohólicas, tabaco y estupefacientes (1,8%), prendas de vestir y calzado (3,4%) y comunicaciones (5,3%).

Comparado con la anterior EPF, que se efectuó entre 2011 y 2012, hubo aumentos estadísticamente significativos en siete de los doce ítems en los que se dividen los gastos, tanto en la estructura como en los montos. Entre ellos destacan, por ejemplo, el aumento de restaurantes y hoteles, que en la VII EPF correspondió a 4,2% del presupuesto y en la VIII llegó a 6,5%; y el de salud, que pasó de 6,3% a 7,6%. Fueron importantes también los descensos de educación, que disminuyó de 7,9% a 6,5% entre ambas encuestas, y transporte, que pasó de 16,4% a 15,2%. Según los resultados de la medición, también se concluyó que los hogares destinan 7,7% de su presupuesto a bienes y servicios diversos, 7,6% a salud, 6,8% a recreación y cultura, 6,5% a educación, 6,5% a restaurantes y hoteles, así como 6,3% a muebles y artículos para el hogar.

Principales diferencias en los gastos

Según la VIII EPF, los hogares donde hay al menos un adulto mayor gastan más que el resto de los hogares tanto en alimentos y bebidas no alcohólicas (21,7% versus 15,3%) como en salud (10,7% versus 6,8%). Por el contrario, gastan menos en vestuario y calzado (2,6% versus 3,8%), transporte (13,2% versus 15,7%) y restaurantes y hoteles (5,3% versus 7,6%). La encuesta evidenció, además, que el gasto promedio mensual del hogar varía notoriamente según el nivel educacional del sustentador principal de este. De esta forma, en aquellos hogares donde el nivel educacional del sustentador principal llegó hasta la primaria (sistema antiguo), el gasto asciende a $545.881, y en los que tienen un sustentador principal con enseñanza básica, el gasto es de $666.537. En contraste, cuando el sustentador principal tiene estudios de magíster o postítulo, los gastos sobrepasan los dos millones de pesos, llegando a $2.931.481 y $2.358.438, respectivamente.

Gastos según sexo

Un 62,4% de las personas que son sustentadoras principales de los hogares -a nivel total de hogares de capitales regionales- son hombres, mientras que 37,6% son mujeres. Estas diferencias son similares tanto en el Gran Santiago, donde 61,9% de los sustentadores son hombres y 38,1%, mujeres, como en el resto de las capitales regionales, donde las cifras llegan a 63,0% y 37,0%, respectivamente. Al considerar la estructura del gasto promedio mensual de los hogares según sexo, el estudio reflejó que las mujeres adultas gastan más que los hombres adultos en alimentos y bebidas no alcohólicas (15,5% versus 11,7%) y salud (9,9% versus 5,7%). En cambio, los hombres gastan más que ellas en transporte (17,5% versus 9,9%), restaurantes y hoteles (9,9% versus 6,0%) y bebidas alcohólicas, tabaco y estupefacientes (2,4% versus 1,2%).

 Los ingresos

Según el informe del INE, el ingreso disponible promedio mensual por hogar -excluyendo el arriendo imputado- corresponde a $1.193.456. De dicho monto, el 84,9% de los ingresos proviene del trabajo en sus distintas modalidades (asalariado, independiente u otros), mientras que 8,3% son transferencias o rentas de la propiedad, entre otros, y 6,8% son jubilaciones o pensiones de vejez. Los hogares que poseen un mayor ingreso disponible realizan un mayor gasto que los hogares pertenecientes a quintiles de menores ingresos. Además, "en los hogares que presentan mayores ingresos se observa un ingreso significativamente mayor que el gasto, fenómeno que no se repite en los quintiles más bajos". Así, mientras los hogares del quinto quintil tienen un ingreso promedio mensual de $2.925.463 y gastan mensualmente $2.194.080, los hogares del primer quintil reciben un ingreso de $358.181 y gastan $595.114. De hecho, según la información entregada por la encuesta, los tres primeros quintiles gastan más que el ingreso mensual promedio que reciben y sólo el cuarto y quinto quintil desembolsan una cantidad inferior a la ingresada. Ante el hecho, el director del INE, Guillermo Patillo, recalcó que "no es un dato nuevo, es una característica estándar y que viene de mediciones anteriores nítidamente (...) no hay nada ahí que sea excepcional, es semejante a las encuestas anteriores y es perfectamente esperado que sea así".


Fuente: Emol.com