div id='fb-root'/>

lunes, 15 de octubre de 2018

Familia de escolar con distrofia muscular podría sufrir el embargo de su casa por una silla de ruedas

Como parte señalando en su relato, María Luz Pierantoni, comenta que tiene 18 años, que es hija de profesores, que vive en Santiago de Chile y que esta diagnosticada de distrofia muscular congénita por déficit total de merosina, enfermedad que reduce la fuerza muscular y le impide caminar y valerme por si misma, pero que esto no le ha impedido ir al colegio, tener un promedio 6,8 y prepararse para dar la PSU.
Pero lo conflictivo comienza cuando señala la recepción de una silla de ruedas eléctrica por parte del Gobierno de Italia, ya que como hija de inmigrante de esa nacionalidad tiene acceso a servicios de salud gratuita de ese país que no se encuentran, o son más difíciles de acceder, en Chile.

Lo que podría sonar a buena fortuna se ha convertido en una pesadilla para su familia, ya que como relata la joven ahora se encuentran ante el riesgo de un eventual embargo por parte del servicio de Aduanas nacional.
En su relato María Luz señala sobre la silla eléctrica que "Cuando la Aduana (chilena) la recibió nos comunicó que, sobre el precio de la silla, debíamos pagar impuesto de aduana más I.V.A. Como no teníamos posibilidad de pagar esto y sobre todo nos parecía TREMENDAMENTE INJUSTO que se nos cobrara por un beneficio entregado gratuitamente por un gobierno extranjero para mi uso y necesidad personal (beneficio que el estado chileno debería entregar a sus ciudadanos), mi familia comenzó a hacer los trámites para aclarar este punto y la silla se importó temporalmente".

Pero el asunto se puso más complejo, se cumplieron los plazos sin mayores resultados e incluso tuvieron que pedir ayuda a la primera Dama, Cecila Morel, ante esto la estudiante señaló en su comentario que "Al término de este plazo, nos dirigimos a la entonces y actual primera dama, Cecilia Morel, quien nos derivó al Ministerio de Hacienda el cual aclaró que no debíamos pagar impuesto sino solo I.V.A. Sin embargo, para proceder al pago de este, que sigue siendo una gran cantidad de dinero, es necesario que Aduana realice el trámite oficial de importación de la silla, el cual por una serie de trancas burocráticas que han puesto, lleva meses estancado, por lo que aunque mi padre quisiera, no se le permite hacerlo".

Esta caótica situación burocrática, digna de un texto de Kafka, tiene ahora a la familia de María Luz en un serio dilema, que relata de la siguiente forma la joven:

"Hoy 11 de Octubre, en plena campaña Teletón, donde participan rostros televisivos y autoridades, recibimos una llamada en la que se nos comunicaba que ya no podían seguir esperándonos e iban a proceder a EMBARGARNOS nuestra casa. ¿Creen ustedes que es JUSTO que el Estado de Chile, habiendo condonado deudas a grandes empresas, cobre impuestos por una ayuda que otro país le da a un chileno por una necesidad de salud que Chile debería ser capaz de suplir? No me mandaron de Italia un auto ni una cartera, NO ME MANDARON UN LUJO: me mandaron una SILLA DE RUEDAS, ¿es tan difícil de comprender para las autoridades? Y para colmo, debido a la ineficiente burocracia de Aduana, que no aprueba la importación de la silla, se nos pretende castigar por no pagar un I.V.A que aún no se nos deja pagar".

Ante esta inexplicable situación María Luz decidió hacer público su caso, y finaliza su mensaje señalando que "quiero que se sepa la realidad que vivimos hoy en día los discapacitados en Chile, hablan de inclusión y solidaridad pero es el propio estado de mi país quien me está perjudicando. Exijo una solución justa AHORA".

Fuente: soychile.cl


0 comentarios :

Publicar un comentario